h1

¿Y a usted quien le ha llamado?

diciembre 3, 2007

Hay inventos que hacen que nuestra vida sea más cómoda. Uno de ellos es el teléfono móvil. Con él, ya no se llama a un sitio sino que se llama a una persona.

Lo que no sospechábamos hace un tiempo era que la telefonía móvil se iba a convertir en una herramienta utilizada por diversas compañías para intentar colarnos sus productos. Es, sencillamente, adaptar el modo web o el modo televisivo a la idiosincrasia del móvil. Cada llamada ofreciéndonos una maravillosa promoción si nos pasamos a la compañía rival es como el spam, o uno de esos molestos pop-ups que se detonan al abrirse ciertas páginas web; o pueden recordar también a las molestas pantallitas que minimizan la imagen del programa de televisión que estemos viendo… (De aquí a poco, al comprar un televisor, deberá de ser la pantalla descomunal para contrarrestar el efecto de esas molestas ventanitas).

¿Suelen ustedes acaso responder a una llamada a un móvil que no es el de ustedes? En la mayoría de los casos no, y eso es porque el móvil contiene un elemento de privacidad, como de dotación individual. Cuando llaman a un móvil le están llamando a usted, no a otra persona, y además ocultan el origen de la llamada, con lo que en ocasiones la curiosidad da paso a una señora ubicada en algún infecto locutorio de cualquier país de esos del otro lado del océano que intenta que usted de el salto a una compañía telefónica de la competencia. A ver si queda claro, señora mía: el día que nosotros decidamos migrar de compañía, no se lo vamos a decir a usted sino que nos dirigiremos directamente a la página web de la compañía en cuestión o a su teléfono de información… (tener trabajos que consisten en dar por saco a la gente implican este tipo de reacciones airadas, recuerden que los que están al otro lado de la línea están también trabajando y no aguardando a que les hagan perder el tiempo y batería del móvil; sin embargo, juramos no ser maleducados con una cajera del Día o un empleado de una gasolinera)

 

vaya-horas.jpg

Nos resulta molesto el marketing por SMS al que nos somete nuestra compañía habitual, pero acabamos por tomarlo como mal menor e incluso como una cláusula no escrita de nuestro contrato; pero en los últimos tiempos se observa cierta obligatoriedad de la inclusión de un número de teléfono en cualquier tipo de transacción que realicemos en la web como, por ejemplo, comprar un billete de avión o reservar una habitación de hotel… De no introducir estos datos obligatorios, la operación no continúa con el siguiente paso y usted se queda sin billete de avión y ellos sin número de teléfono que vender al mejor postor; por ello, en ocasiones somos tan cabrones que nos inventamos los números. Luego ya habrá tiempo de echar la culpa al parkinson, a los nervios o a la dislexia… Y no se sientan culpables por dejar con la palabra en la boca a la sufrida telefonista, que esto es como con los chinos que venden cd’s, si no piensan comprar, no se paren a mirar y no hagan perder el tiempo al chino.

About these ads

5 comentarios

  1. De acuerdo que al otro lado de la línea, en las telepromociones varias, hay gente trabajando como todo quisque. Pasa que últimamente han pasado de señorita-amable-que-facilita-información a comando-guerrillero-sociópata que es capaz de lanzarte improperios y ataques a la yugular por informar que uno no está interesado.

    Lástima que lo peor del caso, es que nunca podamos responder con guantes de boxeo a los entes superiores que organizan este tinglado…


  2. En efecto, además este tipo de post suele levantar el debate ese de “ellos sólo cumplen con su trabajo”, y parece que el hecho de que una persona cumpla con su trabajo justifique la interrupción a cualquier hora. A mí me han llamado a mi móvil estando yo en una reunión de trabajo (hablo de las 11 de la mañana y no precisamente una promoción de la compañía con la que tengo contrato) y también me han llamado un domingo a las tres de la tarde, y encima hay que soportar cierta agresividad al otro lado de la línea…
    Exijo tan solo mi derecho a no ser importunado, bastante tengo con la propaganda, el spam, la publicidad de la tele y las entrevistas promocionales del suplemento dominical del diario.
    Un saludo, Higro


  3. Año nuevo, vida nueva.


  4. No preocuparse, ya llegaron los robots parlantes que te preguntan por el ADSL que utilizas, no sé cómo continúan porque cuelgo pronto. Leí en algún lugar un proyecto para disponer del servicio de un móvil y su servidor a cambio de la publicidad. O sea, que te llaman para notificarte la muerte de tu padre y en medio de la conversación suena una melodía anunciando una Cocacola para una vida feliz.
    Me gustó tu cyberincón.
    Un abrazo
    Edu


  5. Gracias Edu,

    Con este tema tengo discusiones con mi chica, ella dice que ellos hacen su trabajo; yo respondo que si hacer su trabajo implica violar mi privacidad una y otra vez… Malos tiempos para la lírica, me temo.

    Como verás, “La decisión…” está bastante desactualizada, puedes encontrar mis paranoias en el bar (http://le22bar.wordpress.com/)

    Un saludo,

    Toni



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: