h1

Le estamos haciendo un favor

enero 17, 2007

Conozco un camarero que podría ser acusado de abandono de terraza. Técnicamente es correcto: sabe cómo deben de ser colocados vasos, botellas y platillos de aceitunas rellenas sin desafiar las leyes básicas del contrapeso. El problema es su incoherente método. Provoca el caos organizativo de la terraza con la consiguiente alegría de los recién llegados (que son atendidos al instante) y la irritación de los clientes que llevan rato aguardando a que se les tome nota y que deberán de esperar a que -al menos- los últimos en llegar sean servidos. La guinda a esta situación la pone el mismo camarero cuando alguien tiene la osadía de advertir que lleva media hora esperando a que le tomen nota. Éste, con una insolencia que roza la ofuscación, espeta a la media vuelta: Pues yo llevo aquí desde las siete de la mañana.

¿Y por qué lleva ahí este señor desde las siete de la mañana, se preguntarán ustedes? Pues se deja los pies en la terraza sólo por hacernos el favor. Nuestra condición de consumidores pone a nuestro servicio una turba de profesionales y nosotros, manirrotos envilecidos por nuestro poder adquisitivo o de endeudamiento, somos insensibles ante los desvelos de restauradores, operadores de telefonía, programadores de televisión o, incluso, dependientes de tiendas de informática. Incluso llegamos más lejos: protagonizamos arrebatos de cólera.

no-es-catalan-senorita.jpg

Ustedes parecen no comprender que el profesional tiene como único objeto hacernos la vida más fácil. Cuántas veces hemos olvidado que las comidas pasan mejor si es con pan. El sufrido camarero tendrá a bien servírnoslo y, de paso, dejar constancia de ello en la cuenta. En caso de no consumir tan gustoso panecillo precocido… no sólo no se restará dicho importe de la nota (esto no es Portugal) sino que el bollo irá a parar con el correspondiente disimulo a otra mesa donde sí que se sepa apreciar la panadería industrial. Y no se me quejen más, que no es serio iniciar una trifulca por culpa de un euro y medio.

Qué fácil es sentir cólera al apreciar la sonrisilla temeraria del joven empleado a tiempo parcial de la macrotienda de informática de la esquina justo un antes de afirmar: Es que si usted no instala y ejecuta el contextual del tray, el entorno multiusuario no podrá nunca reconocer el BCI correcto… (a mí me vas a especificar tú los requerimientos)

El consumo nos transforma en degenerados que buscan el trato despectivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: