h1

Lo mío es otra cosa

febrero 8, 2007

flipas-con-la-camisa.jpgDeténgase un segundo a rememorar la sensación de espeluzno recorriendo su columna vertebral cada vez que advertía la presencia de esa camisa de franjas de color naranja y verde tras el escaparate de “Novedades Tomás”, hágase cargo de esas risas de repulsa y chirigota frente a esa camisa considerada como vejatoria por usted y gran parte de su vecindario y congéneres. Recuerde cómo se detenía siempre frente al aparador y observaba con detenimiento para tener la certeza de que una luna de cristal se oponía entre usted y tan repugnante atavío y cómo respiraba aliviado al comprobar que el resto de mortales a su alrededor carecía del arrojo necesario para vestir tan tremebunda combinación de rayas naranjas y verdes.

Y recuerde cómo se vino abajo el buen gusto imperante en su barrio el día en que ese finalista de “La casa de tu vida” se dejó entrevistar por ese gran profesional del medio que es Jorge Javier Vázquez en su programa vistiendo una camisa idéntica a esa que tanto asco le daba. Sin tener tiempo a reaccionar, una horda de clones invadió las aceras de su barrio y todo adquirió una nauseabunda tonalidad verdinaranja. Incluso la camisa del escaparate triplicó su precio de venta, lo cual tampoco impidió que este modelo se agotara.

Señores, la moda consiste en que se considera a algo de mal gusto o baladí o una necedad hasta el momento en que un famosillo -o famosote- se atreve con ello. En ese momento el famosillo se transforma en anuncio viviente y, por tanto, en líder de opinión y atraerá al gran público hasta que le de por otra cosa (esto suele ocurrir a las dos semanas). Pero ¿por qué el individuo copia como un bellaco? ¿Acaso carece de criterio? ¿Es posible que las modas sean un desesperado intento de igualar las diferencias de ustedes? ¿Les suena eso de la aldea global?

Fíjense ustedes que, si a causa de lo miserable de su salario, tienen dificultades para adquirir esas enormes gafas de pasta de D&G (que hace años usted se tronchaba de risa cada vez que veía a Rocío Jurado llevarlas) siempre les quedará el recurso de aguardar en el discobar la llegada de esa persona de otra etnia que le ofrecerá el mismo producto a un precio razonablemente más bajo y en consecuencia accesible a su bolsillo. Es decir, ser igualito a los nuevos ricos no es muy complicado (y cuando se consigan imitar los chalets de la Costa Azul ya ni les cuento)

ultrametro.jpgPárense a pensar qué necesidad tienen ustedes de llevar el móvil enfundado en un calcetín infantil, de comprar un polo lleno de parches, o de anudarse en la muñeca pulseritas de goma o hilo que a los tres días son un nido de roña, o de tener en la estantería un libro de Antonio Gala del cual es imposible pasar de la tercera página sin temor a ser embestido por un sinónimo de cinco o seis sílabas. Qué gracia tiene ir por ahí metiendo barriga vestido de gayetero. Qué necesidad hay de sufrir en una sala de espera pensando en la que se le va a venir encima cuando le taladren la lengua para lucir ese admirable y moderno piercing.

Pues necesidad, lo que se dice necesidad, tiene usted bien poca, pero corre el riesgo de quedar desplazado de su tiempo, y eso parece ya algo más grave. No me nieguen que sentirse parte del grupo les inunda de satisfacción, a pesar de que renieguen una y otra vez del aborregamiento. Tratan de rebelarse y se dan cuenta de que la rebelión es también una moda. Hacen cola junto a dos mil tipos vestidos igual que usted para ir al concierto de los Franz Ferdinand pero, claro, lo de ustedes es diferente. Y sí, yo también tengo un blog, pero lo mío es otra cosa.

Anuncios

One comment

  1. Jajjajaja. ¡Qué cierto! A mí lo que me repugnan son los pelos: todos con el mismo corte. Parecemos salidos de moldes de escayola.

    Gracias por su aportación en mi blog.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: