h1

Tenemos un problema de comunicación

febrero 26, 2007

Dado que hoy es un día casi monotemático y sabiendo que, a veces, hay que seguir la corriente porque si no te dan capones, he decido también hablar de cine. Pero no de los Oscar.

Paul Newman es un tipo que siempre me ha caído bien. Sin entrar en según qué purismos, considero que es un buen actor, capaz de soportar los cambios de las tendencias del mainstream cinematográfico y, además, todo un ejemplo de cómo envejecer con dignidad (y con dinero, claro).

Esta mañana -no sé muy bien por qué- me vino a la cabeza una excelente película protagonizada por él: “Cool Hand Luke“, título interpretado aquí como “La leyenda del indomable”. A veces me pregunto el motivo por el cual determinados asuntos acudan al encuentro sin razón manifiesta. El caso es que, seguramente, ustedes conozcan también este film. En efecto, es esa en la que encarnaba a un preso que se comía 50 huevos de una tacada en una hora. ¿Ven como ya recuerdan?

El protagonista de esta película es un hombre que no nació para recibir órdenes, ergo empecinado perdedor. Exactamente lo mismo que piensan ustedes de sí mismos cada vez que el zumbido del despertador trunca su apacible sueño, que ustedes no nacieron para someterse a un exaltado o corporación de ellos, pero no nos desviemos. Obedecer es lo que no le gusta a Luke, que encarna al hombre libre a pesar de estar entre rejas, ese ser que desafía la injusticia (y la justicia también) obteniendo así el aprecio y respeto de los demás reclusos. Ese hombre que, a pesar de ser capturado una y otra vez tras sus múltiples fugas –más ruinosas éstas que efectivas- hace conscientes a los demás convictos de la situación en la que se encuentran.

luke-escapando.jpg

Si el prota es el bueno, entonces debe de haber uno malo, y este es el jefe Paul (Luke Askew), opresor al que -creo- nunca se le ven los ojos porque los oculta tras unas Ray-Ban de espejo. Godfrey es el ejecutor de ese régimen autoritario, déspota y abusivo que es como es, y procede como procede sólo por nuestro bien (¿les suena?), en este caso el bien de los internados. Es cierto que Luke (Newman) es algo díscolo y que no respeta las normas y eso, tal vez, sea en perjuicio del resto de sus compañeros; y también es cierto que el capitán Martin sólo hace que se obedezcan las normas, con extremada diligencia, eso sí, pero es que las normas están para cumplirlas y no para tenerlas de adorno como en muchos sitios. A pesar de este aparente maniqueísmo, creo que el público se identifica con Luke. Porque es más guapo, porque es más simpático, porque es Newman y sufre un puteo permanente. Tanto que una de las veces que va a la celda de castigo, el guardia se justifica: “Lo siento Luke, pero sólo cumplo con mi trabajo“; a lo que Luke replica: “Que cumpla con su trabajo no quiere decir que sea lo correcto, jefe“.

el-jefe.jpg

Además de Newman y Woodward también podemos disfrutar de un catálogo de secundarios que apuntalan esta entretenida película: George Kennedy (impresionante, como siempre), Dennis Hopper, Harry Dean Stanton

No les cuento más, sólo que los que no la hayan visto se hagan con ella y los que ya la disfrutaron vuelvan a hacerlo, porque se trata de una película que a pesar de su metraje no pierde el ritmo en ningún momento y además, no pierde su vigencia a pesar de estar realizada en 1967.

Anuncios

One comment

  1. Bueno, las segundas temporadas le quitan un poco de frescura a las series. Yo tampoco suelo verlas, pero ésta me enganchó y vi los doce capítulos que tiene de una atacada.
    Por cierto, muy buena película.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: