h1

Vidas trash 01: Julio Alberto

marzo 28, 2007

Todos tenemos algún momento trash en nuestra vida del cual nos sentimos más que arrepentidos. Algunos, a toro pasado, tienen la inconsciencia de ironizar acerca de su periodo trash y los hay incluso que han hecho de su vida un paréntesis trash del que sólo saldrán para morirse. La vida trash es algo que no todos están capacitados para soportar, es un paso adelante hacia otra dimensión equivalente al fin del mundo tal y como es conocido.

Esta nueva serie se ocupará de personajes que, además de su aportación trash, han incorporado e interiorizado el esperpento en lo más profundo de su ser. Son personas singulares en el más estricto sentido del término, y tal vez excepcionales en la medida de que los planetas tardarán en volver a alinearse para darnos individuos de análogas particularidades, ¿o acaso imaginan ustedes que pueda haber gente en la Tierra que sea igualita a Pancho, Ángel Cristo, Steve Urkel, David Hasselhoff, Susana Estrada, el ruiseñor de las Cumbres, Tino el de los Parchís, Moz o la mismísima Trotona de Pontevedra? Como verán, no son flor de un día sino personajes y modos de entender la existencia que permanecen indestructibles en nuestras retinas.

Cuando uno escucha a un virtuoso del balompié no puede dejar de pensar que el binomio futbolista-borderline es indisoluble, como el matrimonio católico. ¿Qué esperaban ustedes? Es muy espinoso conciliar fútbol con las matemáticas, la geografía o las clases de historia. El futbolista no nace, se hace, y se hace en la calle. Julio Alberto, nuestro cenizo inaugural las pasó canutas antes de triunfar en el mundo balompédico. Hijo de padre tarambana y de madre con facultades mentales mermadas, el carrilero de la muerte tuvo que custodiar desde muy joven a sus hermanos mientras iniciaba su carrera en el Atlético de Madrid (dónde si no, en uno de los equipos más macarras y gafes a partes iguales).

con-platini.jpg

En 1982 al caciquillo easytear Núñez no le importan lo más mínimo los antecedentes de este leviatán de la mala suerte y saca el talonario para traérselo a la capital del diseño. Su momento de gloria llegó mientras militaba en las filas culés, equipo victimista sin parangón y masacrado por toscos arbitrajes y prensa deportiva que dice apoyarle. Como los toreros, el lateral vivió sus tardes de gloria (grabó incluso un disco) y, por qué no decirlo, también de padecimiento en el marco de una de las peores décadas que el equipo azulgrana es capaz de recordar: secuestros de recios delanteros astur a manos de malhechores habituales, contar con Maradona y Schuster en sus filas y ser incapaces de comerse un torrado, inflamaciones hepáticas inexplicables e impenetrables, perder una final de la Copa de Europa en la tanda de penaltis contra unos rumanos que poco después fueron vistos intimidando al personal en los semáforos, amotinamientos durante concentraciones en hoteles de lujo, finalizar la liga en 6ª posición (algo que no ocurría desde 1942) y la llegada de Cruyff…

El momento de la caída en el pozo de la necia droga es algo que ni siquiera nuestro protagonista tiene claro, algunos acusan a Maradona de inductor, él acusa a su churri de entonces, pero de lo que no cabe duda es que su retirada del deporte acelera y amplifica su condición de loser. Para empezar, el mismo año de su retirada pierde su tienda de motos a causa de un incendio. A partir de este momento sobrevienen escándalos, bodas, cuernos, divorcios, más escándalos, dificultades para combinar el pago de pensiones a ex-mujeres con la droga, fiestones apocalípticos de un mes de duración, negocios suicidas, rehabs en las Maldivas, invitaciones a Maradona para acompañarse mutuamente durante el proceso de desintoxicación, eufóricas manifestaciones afirmando ser un hombre nuevo al día después del último tirito, detención en Barcelona bajo la acusación de robar dinero de la caja del bar en el que trabajaba. … Un cúmulo de despropósitos que hace que en 1993 se encuentre instalado en lo que ustedes sin dudar llamarían marginalidad: desaliñado, solo, sin dinero ni amigos y afirmando haber visto la muerte muy, pero que muy cerca.

Sus intentos de suicidio también han sido sonados, rodeándose para ello de un atrezzo de habitaciones destrozadas de hoteles baratos y afirmando con crudeza que “Yo me drogo en una habitación solo, me meto ahí y hasta que me pudra, me reviente, me da igual tomarme un gramo que tomarme cien, que tomarme quince. Yo ya he tenido tres sobredosis y dos paros cardiacos y he estado en coma. Me da igual. Y el día que me quede seré el tío más feliz del mundo porque además descansaré. ¿Para qué quiero seguir adelante?” Eso es tenerlo claro y lo demás especular, porque una cosa es, naturalmente, drogarse y otra es esnifar sucedáneos adulterados con laxante en el interior de un Seat Ibiza estacionado en el parking de un discotecón (eso ya les suena más ¿verdad?). De modo que nos encontramos, si no con un champion, sí con todo un top ten en cuanto se refiere a meterse, ser loser y llevar adelante una vida desordenada con todas sus consecuencias.

Por eso, cuando le vemos ahora de tanto en tanto en TV comentando la jornada de la Liga, o sabemos de las fechas de sus giras como conferenciante encargado de alejar a la muchachada de la necia droga, cuando advertimos gozosos que ya no frecuenta lupanares ni loberas y compartimos su alegría por su exitoso proceso rehab, no podemos más que sentirnos orgullosos de este lateral que batió al meta de la Juve, Tacconi, y metió al Barça en semifinales de la Copa de Europa en la que el equipo, su equipo, se convertiría en el hazmerreír del continente. ¡Gracias, monstruo!

Anuncios

8 comentarios

  1. Fantástico resumen de una vida. Impagable video (esos labios color cereza de ella envolviendo esos perlados dientes…).
    Espero que hagas uno así del Potro de Vallekas, incluyendo extracto de su famosa peli: http://www.imdb.com/title/tt0222282/
    e incluyendo video de su su canción principal a cargo del gran Leonardo Dantés.
    Eternamente agradecida.


  2. Gracias Moi. En cuanto al Potro, prometo documentarme y ya veremos qué se puede hacer.
    Un saludo!


  3. a mi julio alberto me ha dado una charla sobre las drogas, y creo que esta muy arrepentido de lo que a exo, i ademas ve en que en otros sitios estan aciendo barbaridades por la droga…nos a ablado de carceles, centros de menores… donde estan cumpliendo condena de 12 o 14 años por asesinar a una persona por 20 €!!!

    i el azmerreir del futbol es el real mandril


  4. No tenéis ni idea del daño que hace a una persona totalmente rehabilitada un artículo como este. Superar definitivamente esa etapa y dedicar tu nueva vida a concienciar a los adolescentes para que no caigan en la droga es muy difícil. Y artículos como éste, recordándo quién fue y no quién es, se lo ponen aún más difícil.

    La ética del que escribe debería estar por encima de la búsqueda de visitas y lectores. Sobre todo cuando el escritor fracasa y abandona el blog pero éste sigue siendo muy visible en google y sigue haciendo daño años después, cuando el autor ya ni recuerda haberlo escrito.

    Salud.


  5. No me parece de recibo un articulo como este sobre alguien que ha conseguido desengancharse y llevar una vida normal


  6. El ser humano no es grande por las veces que se cae, lo es por las veces que se levanta y Julio Alberto hoy en dia esta levantado y muy alto en su calidad de ser humano, asi que articulos como el que ha escrito ese periodista solo evidencian que el autor se ha caido y aún no se ha levantado.


  7. Eres un hijo de puta de los buenos. Tú eres la escoria.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: