h1

El retratado es usted

abril 3, 2007

Hoy deseo contarles acerca de un portentoso espécimen que anida en uno de los despachos de la multinacional para la que trabajo. Su sagacidad (la de ustedes) les llevará con soltura a la determinación de que este ejemplar es lo que podría señalarse como “un pájaro” (por lo de anidar).

la-oficina-de-la-espana-moderna.jpgTan singular personaje acude al trabajo como si hubiese sido invitado a una boda de esas donde la sangre azul decide emparentarse entre sí para incrementar devengos a nuestra costa. Si buscan ustedes marca de lujo y prestigio en el atuendo, en él la encontrarán, y no, no se trata de un jovenzuelo de estos que más que oficinista parece un comercial de Tecnocasa con traje de Zara sino de lo que ustedes podrían denominar “un señor” de edad más que otoñal. Pero ya verán que cuando se hurga un poco lo de “señor” queda tan sólo en denominación (y ni siquiera de origen) y es que, en este mundo tan moderno en el que vivimos, la indumentaria suele ser uno de los principales rasgos que nos conduce a fatales equívocos.

¿No tienen ustedes la sensación de que, en ocasiones, se equivocan con la gente? Me refiero a aquella persona que, en un principio, ven ustedes como un compendio de virtudes y buen hacer y que en pocos días se involuciona en paradigma de la necedad, lo rústico y el analfabetismo mas descarnado. El objetivo de este pájaro –como habrán adivinado- es pintar la mona procurando no dar palo al agua en todo el día. Me dirán ustedes que esto no es nada nuevo ni moderno ya que habitamos en un país donde, al contrario que la tradición protestante destaca, el trabajo no sólo no dignifica sino que además embrutece y convierte al que le toca en lo que la gente sencilla conoce como un gilipollas. Tienen ustedes razón, el norte de este pájaro es un comportamiento que bien podría ser definido como español pero, paradojas de la vida, se lo encontrarán metido en los fregados más insospechados, lo cual no significa ni mucho menos que esté implicado en algo.

Este virtuoso de la apariencia preserva las formas hasta lo enfermizo, pero no piensen que se trata de un esteta de oficina o un perfeccionista, sólo se trata de un mecanismo de defensa para no llegar al fondo de nada, porque ser minucioso en la superficie es lo que impide llegar hasta el meollo, de eso ya se encargarán otros en la medida que se acerquen al ataque de nervios o se avecine el plazo delimitado para zanjar el asunto. Para él, siempre será más importante el continente que el contenido y, aunque el proyecto se haya ralentizado por su culpa (del quítame esta coma a este tipo de letra es demasiado grande pasando por lo de que ésta casi no se puede leer y que aquí deberían estar los colores corporativos o, sin ir mucho más lejos, aquí no entiendo lo que dice) siempre se apañarán para que no sean ellos sino usted el que quede retratado como job stopper, rematando la faena con el consabido “¿Lo ves? Si esto es lo que yo estoy diciendo desde el principio”. Después de eso, no le faltará tiempo para ir de corro en corro con el poco noble propósito de divulgar que usted es un inútil (eso sí, que no salga de aquí) lo cual, sin duda, contribuirá al deterioro del ambiente laboral haciendo de su empresa una empresa enferma victima de ese cáncer que es la crisis de confianza que tanto tiempo hace perder.

insinua-usted-que-no-me-entero.jpg

Cuando no está presente, la gente se refiere a él aplicando un diminutivo a su nombre de pila, algo que no deja de ser sintomático puesto que con diminutivos nos solemos referir a los niños (tranquila señora, que -el cabroncete de- Miguelito no me molesta). Además, el diminutivo comporta cierto tipo de permisividad, como si lo de Fulanito ya no tuviese remedio y lo único que nos resta es jodernos los demás (disculpen la palabrota pero es que se me calienta la boca).

Otro de los aspectos preocupantes de este exquisito colaborador es el concerniente a sus opiniones personales sobre cualquier tema que se tercie, desde derecho decimonónico a cocina bengalí pasando por usos y costumbres del remolachero en la España de la posguerra, siempre, pero siempre, él será quien esté en lo cierto y usted (según su inviolable dictamen) no tendrá ni la más remota idea. Y ya no hablemos de política, porque es en este campo y no en otros cuando la aberración y la ofuscación convergen cobrando sus más altas cotas. No es raro que sean lo que hoy llaman conservadores o liberales (vamos, lo que casi todas las personas de bien conocen como facha) y es que tener que razonar es bastante fragoso e ingrato y adaptarse a lo nuevo ya ni les cuento; por eso, lo mejor que puede ocurrir es que todo permanezca tal y como está y continuar mareando la perdiz como en cierta ocasión que este personajillo afirmaba con vehemencia que el era republicano y –verídico- ¡¡comunista!! mientras los allí reunidos observábamos sobrecogidos el brillo de los gemelos Villa Milano con los que remataba los puños de su camisa Thomas Pink.

Por eso, cuando se hace hincapié en la falta de compromiso, bajo nivel de fidelización y escasa motivación como grandes males de la gestión empresarial que campea por España, no puedo evitar pensar que mientras los cuadros de mandos y directivos continúen nutriéndose de Fulanitos como el que hoy nos ha ocupado y se mantengan fieles al estereotipo barrigón “ustequecoñovaasaber” tan habitual a lo largo y ancho de la piel de toro, seguiremos siendo una de las primeras potencias mundiales en lo que se refiere a pandereta, siesta, café, copa, recopa y puro, deslocalización y cifras africanas en cuanto a producción e inversión en I+D (pero no sólo ahora, estas cosas ya ocurrían con los neocons, que les veo venir).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: