h1

Yo tampoco la entendí pero me gustó…

abril 28, 2007

Este post nace a partir del artículo de Javier Marías que cerraba el dominical de El País del 22/05/07 y con el que me siento bastante identificado. Ya no se trata de una cuestión de ir contra todo de manera sistemática. Hay muchas cosas que me gustan y muchas que no, y en lo que respecta al cine me siento desencantado porque en los últimos tiempos intuyo que se ha institucionalizado la nadería, el sinsentido y la tomadura de pelo. Sé que se realiza mucho cine que no llega a las pantallas, que tal vez no sea considerado suficientemente comercial, con lo que hay que esforzarse y establecer cada uno sus propios canales de información y acopio. En estos últimos años observo que aquello que queda al margen de lo comercial genera de la misma manera unas expectativas paralelas de negocio que provocan cauces alternativos de distribución pero siempre dentro de los márgenes del negocio con lo que poco queda de la supuesta independencia.

gafapasta-dispuesto-a-desperdiciar-6-e.jpg

Hay dos o tres cines (ejem, multisalas quería decir) que con sólo echar un vistazo al personal que aguarda en la cola con paciencia y sumisión europea ya siente uno la irrefrenable obligación de cambiarse de acera para troncharse de risa sin temor a ofender los gustos del teledirigido prójimo. Se trata de aquellos cines que, en base a su soberbia e independiente programación, ofrecen programas sustentados por pelis afganas, iraníes o, incluso, la última superproducción concienciada norteamericana que fue un sorpresón porque los rancios capitostes de la Academia tuvieron la intrepidez de nominar el videoclip para el Oscar (¿qué esperaban, que la candidata fuese Rocky Balboa?) A estas alturas y con la confianza dinamitada ya no nos vamos a engañar entre nosotros, todos hemos ido a ver películas alternativas, hasta yo fíjense lo que les digo.

Quizá nos hemos visto alguna vez en la tesitura de fingir lo mucho que nos ha gustado tal o cual película mientras salimos del cine tratando de repetir de memoria la crítica que hemos leído con anterioridad en el diario o el afiche promocional del film que uno puede tomar en el vestíbulo antes de entrar a ver cualquier peliculón indie, alternativo o profundo. El cine es así y la aceptación en el ámbito del grupo social también. A ver quien es el gafapasta que se atreve a desdeñar a Lars von Trier delante de su círculo, si es que le pueden hasta arrojar un libro de Proust a la cabeza o –peor- un cd de la mongola gritona. No se revuelvan en sus butacas, no. Todos tenemos un pasado o, lo que es peor, un presente y la mejor muestra de madurez que podemos demostrar es asumirlo.

Por ello les propongo el leve examen (profundo sería un acto de sadismo) a unas peliculillas así como alternativas que, en su día fueron un pedazo de éxito de taquilla y de unánime crítica y que, en la actualidad, nos seguimos acordando de ellas porque aquello, como diría Marlon Brando, era el horror:

elsabor.jpgEl sabor de las cerezas (Abbas Kiarostami) Lo iraní marca tendencia porque como no hay cristiano que lo soporte su carácter minoritario estará siempre asegurado. En este caso tenemos asegurada hora y media de consternación, bostezos y autolesiones en el patio de butacas viendo las andanzas de un tipo que desea suicidarse y busca a alguien que se comprometa a enterrarlo cuando haya llevado a cabo tan ignominioso acto. Entre muchas escenas que sin duda marcan un antes y un después en la historia de la insensatez cinematográfica, destaca ésa en la que un tipo conduce un vehículo a través de esos pedregales que los iraníes se empeñan en llamar carreteras en la que durante ocho minutos no ocurre absolutamente nada. Fíjense ustedes cómo estaría ese año el percal que el tocho este triunfó en el festival de Cannes, Palma de Oro ni más ni menos. Los gafipasti salían aturdidos, legañosos y mascullando frente a semejante despropósito pero, eso sí, alegres de haber participado en la experiencia.

lost.jpgLost in Translation (Sofia Coppola) Cualquier intento por recuperar a Bill Murray será en vano, se quedó en el bucle del día de la marmota y ya nunca más se supo de él. Es evidente que después de los iraníes, lo que más pone a la vanguardia gafapasta es la supuesta ultrasofistificación del país del sol naciente y el modus vivendi del lugar donde el humor amarillo vio la luz. Este film, como se puede intuir, ha ganado infinidad de premios, incluso uno a la mejor comedia, lo cual demuestra que además de existir más premios que películas, tener determinados apellidos pues también es un medio como otro cualquiera para triunfar y si no, busquen en la ¿filmografía? de esta ¿directora? y encuentren algo que sea medianamente digerible. El tema pues se lo pueden imaginar: vacíos que simulan reflexión, japoneses totalmente lapidables haciendo reír con sus incongruencias a esos occidentales perdidos en un mundo hostil y desconocido, un temita de los Jesus & Mary Chain por aquí y otro de los My Bloody Valentine por allá… Se queda uno con el sentimiento de ser un paleto y llega a pensar que es el único ser en la tierra que no se ha quedado con la copla y que, a partir de ahora, una de dos: o empieza a pensar por sí mismo en lo que más le conviene o deja que los demás continúen decidiendo por usted.

oui-cest-moi.jpgLulu on the Bridge (Paul Auster) El mismo Auster tuvo que realizar un esquema para saber qué diablos estaba intentando contar porque ni el mismo se aclaraba del pedazo de guión que había escrito entretanto que los gafapasta trataban de realizar un seguimiento óptimo valiéndose de los post-it que emergían sin orden ni sentido de entre las páginas de la correspondiente edición de Anagrama. Encima, el tipo ese que salía en todas las películas de la década pasada se recorre todo el metraje con su sempiterna cara de estreñido contagiando a todos los espectadores la alegría de vivir. Ni siquiera cuando sale Willem Dafoe el asunto se alegra. Una pena, señores, una pena.

ella.jpgDancer in the dark (Lars von Trier) De cómo dos monstros del gafapastismo más talibán (Lars y la enterada de la clase) se unen con el (des)propósito de que el espectador muera de ascopena en el intento de asimilar este bodrio arty. Esta es una de esas ¿películas? que no se ven sino que se soportan o, mejor, se sufren. Si lo que da dinero y catapulta a la fama son las pelis con protagonistas más que fronterizos en lo que a CI se refiere y si es posible con alguna tara física notable, aquí ya no tenemos una sino dos tazas: toma ciega (cieguita) oligofrénica. ¡Qué dura es la vida de aquellos que de una forma u otra son patéticos! Lars von Trier se marca aquí un pedazo de telefilm cursi de sobremesa de 140 minutos.

impresionante.jpgCrash (Paul Haggis) Los libros de autoayuda llevados a la pantalla grande, damas y caballeros. La tolerancia como way of life y la conclusión de que los malos no son tan malos y los buenos son unos abrazafarolas de cuidado en una película que ya rodó Robert Altman hace más de quince años y que de tan moderna que es empieza por el final (como las de Tarantino, oigan) y fíjense ustedes que en ningún momento se hace previsible, que va, si resulta de un sorprendente que tira para atrás. Los gafapasta salían del cine asustados de lo mal que está la cosa en Los Ángeles. Evidentemente, estas cosas no pasarían jamás en La Mina o el poblado de las Barranquillas en Madrid, por allí ni se acerca la policia. Por cierto, ésta se llevó el Oscar en el 2006. No comment.

el-acabose.jpgHard Candy (David Slade) Con esta ya se me saltaron las lágrimas. Video-clip moralista (algo tenía que tener en común con todas las demás) infumable hecha por cretinos para cretinos. Una modernez de aquellas que tiran para atrás ofertada a bombo y platillo por el Tentaciones. Señores, si lo que les gusta a ustedes es la venganza como forma de justicia váyanse al eMule y tecleen “Charles Bronson filmografía completa” Esa es la apuesta segura y no lo que ofrece… lo que ofrece… esto. Los gafapasta salían sobrecogidos jurándose a sí mismos que en cuanto llegaran a casa darían de baja su cuenta del MSN y no volverían a entrar en un chat en el resto de su puñetera vida (lo que desconocen es que Lolita69 es en realidad Manolo_Empalmao115, señores, en el chat no hay chicas, a ver si se enteran).

Esta enumeración podría ser larga hasta decir basta, por supuesto que me dejo peliculones en el tintero y, además, su sagacidad de ustedes les habrá hecho notar que no hay pelis españolas en estas leves reseñas. Este tema se solventará cuando en este país se empiecen a rodar películas pero ahora que me lo planteo… no creo que fuese demasiado descabellado preparar un post acerca de atrocidades como esa que ustedes y yo tenemos en la cabeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: