h1

Los árbitros están comprados

mayo 11, 2007

Lo cierto es que el tema de la liga está apretado e irresoluto pero nos llama la atención el hecho de que la prensa deportiva capitalina tenga por seguro vencedor del campeonato al Real Madrid obviando el hecho de que el Barça es –de momento y guste o no guste- el primero de la clasificación (aunque la impresión es que después del baño que le dieron en Getafe está a un tres de mandarlo todo al garete)

la-verdad-al-acecho.jpgNo será el fútbol lo que nos ocupará este post sino el libertinaje que goza determinada prensa –deportiva o no- para informar o, mejor, desinformar y convertir en portada cualquier gansada cuándo y cómo le venga en gana. La eterna pregunta es quién controla al periodista, cómo es la tómbola donde se reparten los títulos, de quién hay que ser primo, cuñado o querido para que se le permita redactar mentecaterías en los espacios libres que la publicidad deja en los diarios, porque la impresión es que nada ocurre cuando se atribuyen determinadas declaraciones a tal o cual político mediante el método científico conocido como “Me lo dijo Pérez”, o se sugieren o desmienten tramas y confabulaciones peripatéticas que tuvieron como fin último y siniestro derribar gobiernos, o de la misma manera que el mismísimo presidente del gobierno interviene en el turbio e injusto arresto de una afamada folclórica hirsuta también se afirma sin ningún tipo de comedimiento que Ronaldinho jugará la próxima temporada en tal o cual equipo, o en los dos a la vez. Si el Barça gana la Liga ¿qué se leerá en el Marca y el As referente al anterior ninguneo de los catalanes? Pues nada porque en este país se vive bajo la premisa “aquí no pasa nada” ya que cualquier desaguisado que se produzca a raíz de unas declaraciones o publicación acaba reducido la mayoría de las veces a una “mala interpretación” (es decir: a la evidente ignorancia y falta de aptitud y no estar a la altura de las circunstancias del ciudadano de a pie) y parece ser, en la mayoría de los casos que no sea competencia de la prensa o televisión asegurar o no la veracidad de los hechos difundidos. Lo más corriente es pasarse tres pueblos y profetizar en treinta o cuarenta direcciones distintas y, así, indudablemente sonará la flauta.

La pertenencia de la denominada prensa independiente a determinados grupos editoriales o mediáticos ya supone un condicionante a la hora de ¿informar? y el ataque sistemático a todo aquello que huela a interés ajeno se convierte en el modus vivendi y base de supervivencia de muchos diarios. Me explico: ¿Desea el lector del “Sport” que le cuenten las excelencias del Barça? ¿Espera el lector del “As” que se le explique lo grandioso que es el Real Madrid? No señores, lo que desea el lector del “Sport” es que lo reafirmen en su convicción de que el Real Madrid es un equipo donde prima la inmundicia y, por otro lado, lo que ansía el lector del “As” es que confirmen de una puñetera vez que el Barça compra a los árbitros y que, si tan independentistas son, se larguen a jugar contra el CE Hospitalet y les dejen en paz.

Pero no se piensen que el hooliganismo empieza y acaba en el furbo, no, el lector de “El País” suspira por los escándalos de corrupción del PP y el lector de “El Mundo” espera evidenciar de una vez por todas que fue el secretario de organización del PSOE el que puso las bombas en los trenes de la muerte. ¿Creen que el lector del “Avui” está interesado en las andanzas de ese gran entretenedor que es Montilla o, por el contrario, en lo malos que son los de la capital de España? Vamos, que siempre es más alentador reafirmarnos paladeando la desgracia o miseria ajena que encontrarnos de frente con nuestra cruda realidad, y no me nieguen ustedes que el infortunio de los otros será el combustible de la propia epopeya. En definitiva, lo que se alimenta es el maniqueísmo, la división entre santos y cabrones, fachas liberales y trasnochados progresistas y para lograr esta división se acude a todo tipo de parangones balompédicos.

No crean ustedes que relacionar prensa deportiva con prensa “normal” es descabellado o caprichoso; de hecho, “Marca” es el diario más leído de este país, lo cual no deja de ser sintomático pero, a lo que íbamos, observen que la prensa deportiva representa la avanzadilla y, por qué no decirlo, el futuro del periodismo en la medida que no se revisa lo anteriormente publicado ya sea para desmentir, añadir matices o corregir, incluso reiterar. No. Como tampoco parece certificase la legitimidad o no de la fuente de información. Tomen cualquier diario deportivo y observen cuántos rumores y conjeturas acaban plasmados como noticias y después comparen con, por ejemplo, el carrerón que lleva la prensa “seria” de derechas (perdón, demócrata) en todo lo referente a achacar los atentados de Madrid a contubernios paranoicos, y quédense ustedes tranquilos que aunque ETA no haya sido el caso nunca estará lo suficientemente aclarado y los jueces, ya saben, están comprados. Lo mismo que los árbitros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: