Archive for 25 junio 2007

h1

Addicted to Kim

junio 25, 2007

Una de las imágenes que contribuyeron al humedecimiento de mi inaccesible animalario femenino fue la portada del nº 70 del Ruta 66 dedicado a las Riot Grrrls con la imponente presencia de Kim Gordon. En aquel momento parecía que las bandas formadas por chicas o aquellas mixtas donde hubiese una que fuese más allá del adorno se iban a comer el mundo y un nuevo orden femenino gobernaría la galaxia rock. Una especie de female revolution que se desvaneció en cuanto se descubrió que era más de lo mismo y que en cualquier recopilatorio dedicado a lo femenino -como elemento peculiar en el rock- todas las bandas sonaban igual y resultaba difícil diferenciarlas.

addicted-to-kim.jpg

Como paradoja, Kim Gordon no tocaba en una banda-solo-chicas y acabó convertida por arte y gracia de los medios (siempre tan avispados) en cabeza visible de esta intentona punk feminista; supongo que los medios –como siempre- apuntan a lo superficial y su agreste belleza la convertía en superficial (a pesar de ser profesora de arte), no como las guarronas de las L7, que confundían proliferación de mugre con reivindicación de lo que fuera.

En aquella época Sonic Youth era el pilar sobre el que se edificaban mis regodeos musicales. Pocas bandas eran capaces de transmitirme tanta electricidad como la que se escapaba de entre los surcos de sus discos y en muy contadas ocasiones me he sentido aplastado por los vatios como me ha ocurrido en los directos de los neoyorquinos. Supongo que ese amor de fan por SY contribuyó a mi enamoramiento virtual por la Gordon. ¿Qué tenía ella que no tuviesen las demás? Pues esa presencia enérgica y fibrosa, los tendones que emergían bajo la piel de su antebrazo y que parecían la prolongación de las cuerdas de su bajo, un aire obstinado que la hacía impenetrable y esa boca enorme como sólo las norteamericanas pueden tenerla. A sus 54 años, el sex appeal de Kim Gordon permanece inalterable, rubia eléctrica y perfil inconmovible. No me pregunten por qué pero siempre me la imaginé sudorosa llenando depósitos de gasolina en cualquier estación de servicio de la carretera que atraviesa el desierto de Arizona.

sonic-youth-no-tan-youth.jpg

Mi entusiasmo por Sonic Youth se disipó hace tiempo, dejaron de interesarme porque empezaron –ya lo avanzaron Ramones en su Rock’n’Roll Radio- a sonarme siempre a lo mismo. “Washing Machine” contenía un tema de casi veinte minutos: aquello era de lo que había huido durante casi toda mi vida. Y no piensen ustedes que se trató de una frivolidad por mi parte. Ver como tu banda favorita empieza a dejar de interesarte es, cuando menos, doloroso y, si algo no estoy dispuesto a hacer es a vivir de manera permanente en el recuerdo. Así que, pasar de largo frente al cajón de los discos de SY en la tienda fue mi primer paso (inconsciente) en la transformación que supuso dejar de ser consumidor de música en formato banda y convertirme en consumidor de canciones.

Kim Gordon desapareció también en estas brumas. Fue el típico amor que muere por desamparo, falta de cuidado tal vez, ese que no se sabe muy bien cómo y que, cuando te das cuenta, se escurrió entre los dedos. Por eso, escribiendo este post me he reencontrado con SY, que siempre fue la banda de Kim Gordon y no la de Thurston Moore -como mucha gente considera- y he vuelto a escuchar “Teenage Riot” con la misma pasión que hace casi 20 años porque, a veces, reencontrar a según quién tiene efecto como de Gerovital.

delicia.jpg

h1

De luto

junio 20, 2007

Estos son días tristes en los que los españoles debemos de sentirnos como uno solo pues, en compañía de la familia, las penas son menos.

Y es que es una putada ver como todos y cada uno de los prohombres que han hecho de este país algo más cultural, ilustrado y adelantado y, en consecuencia alejado del pernicioso zapateo, saltimbanquismo y analfabeta ignominia, van cayendo como chinches a causa de la ingesta descontrolada de cacharros de Dyc y cartones de Ducados.

Es por eso que, desde aquí, rendimos homenaje al maestro de maestros, faro de taxistas y garante de la igualdad entre las personas humanas.

¡Va por usted, maestro!

h1

La prueba empírica

junio 12, 2007

Lo de siempre: se tuvo que financiar un estudio para hacer pública la evidencia.

Vamos, que parece ser que a los españoles les chana más el cine norteamericano que el producto nacional. Y es una injusticia porque después de pasarlo en grande con películas como “Desde que amanece apetece”, “Ekipo Ja”, o incluso “Isi / Disi Alto voltaje” además de enterarnos de la auténtica historia de los “GAL” (terrorismo de Estado con Natalia Verbeke y Jordi Mollá), la publicación de este tipo de estudios apunta a que el espectador de cine ibérico es desagradecido, incompetente como tal y, además, dispone de muy mala baba.

¿Acaso el español no se funde con su esencia durante el visionado de una película patria? ¿Acaso no encuentra esputos, malrollismo, caca, culo, pedo, pis, tetas y embestidas contra cualquier atisbo de discernimiento y perspicacia? ¿Qué quiere el espectador español? No sé que le ven al cine norteamericano, si lo que se hace aquí es lo mismo pero adaptado a nuestra idiosincrasia y temperamento. ¿O es que en el barrio de ustedes patrullan policías negros? ¿Eso es lo que quieren, guardias urbanos de otra etnia persiguiendo el trapicheo por Vallecas o las 3.000 Viviendas?

Mejor déjense de tanta queja y rechinar de dientes porque, un día de estos, el gobierno (del color que sea) tomará nota de la problemática y se dedicará a subir los impuestos (de ustedes) con el noble fin de incrementar el porcentaje que reciben estos pijazos que, sólo por ponerse detrás de una cámara, ya son considerados cineastas.

Y si se aburren no vayan, que parecen tontos.

h1

Va a ser culpa del chino que vende CD’s

junio 5, 2007

La corrección política es lamentable. Esa chifladura de autocensurarse en la expresión de las ideas propias por temor a ser despachado como a un leproso es algo que intoxica por dentro ¿no creen? Por eso, un saludable ejercicio para mantener la cordura y no caer en la esquizofrenia que genera el conflicto entre lo que se piensa y lo que se dice es decir alto y claro de tanto en tanto lo que se piensa. Y yo lo voy a hacer: el pop español es una bazofia. Y si me apuran, diré que es una mierda.

Bien, ahora que han leído estas dos últimas afirmaciones ya no me podrán negar su disposición a continuar leyendo en busca de más carnaza. Nieves Herrero’s way of life. Les he mentido: no todo es bazofia aunque sí la mayoría. Y de la producción actual ya ni les hablo.

¿Que por qué lo digo? Es obvio ¿no? Pongan ustedes la radio si tienen lo que tienen que hay que tener y permanezcan un ratito a la escucha o, más bien, al suplicio. La táctica es hostigar sin respiro con la misma basura hasta que el avispado consumidor acaba pidiendo con desenfreno más y más, precisamente porque la radiofórmula pasa de manera olímpica de la música y se centra sólo en la tarjeta de crédito del incauto consumidor.

Verán, yo nunca fui muy de la comba de los 40 principales y, antes de que Internet se convirtiese en la semillero de la más absoluta de las desinformaciones, mis fuentes de inspiración eran cuatro fanzines, dos revistas, la edad de oro, el diario pop –cuando se emitía de madrugada- y tres colegas de cazadora cruzada de cuero incluso durante el mes de agosto. Y aún así, en aquellos tiempos remotos, poca música española escuchaba porque el chute emocional que mi adolescencia precisaba emanaba desde Londres o Nueva York y casi nunca procedía de Barcelona y, tal vez, en muy pequeñas dosis sí desde el rompeolas de las Españas.

me-pillo-este.jpg

 

Creo que cuando se habla de los primeros 80’s como la edad esplendorosa del pop español es porque ahí se encuentra la esencia más cañí de la música española y con ello no deseo afirmar que la movida y primera resaca post-movida fuese lo mejor –ni mucho menos- aunque sí que se trató del reflejo de una efervescente situación social. Eran ritmos y letras que, aunque naif en muchos aspectos, miraban a la cara, aportaban una lectura original a la música como producto nacional. Era difícil resistirse a la melodía de Groenlandia de la misma manera que no era sencillo canturrear lo de “…el futuro ya está aquí” porque es que, además, el futuro parecía realmente estar al alcance de la mano. O sentir que el Zurdo se te dirigía en exclusiva cuando decía aquello de “para ti, que sólo tienes quince años cumplidos”.

Y después el desierto. Read the rest of this entry ?

h1

Blog Crisis

junio 3, 2007

Los primeros días de playa es lo que tienen… Esta semana estaré de nuevo con ustedes.

chiringuito.jpg