Archive for the ‘Delicatessen sonora’ Category

h1

Punk pin-up

agosto 28, 2007

 

ella.jpg

De tanto en tanto, uno se encuentra con buenas noticias… Si, por ejemplo, me dicen que The Cure han sacado un disco nuevo responderé con la más absoluta de mis ensayadas indiferencias a pesar de lo mucho que me llegaron a gustar hace unos veinte años. En cambio, ayer leí que Janet Susan Ballion estrenaba nuevo disco y, sin saber por qué, algo me empujó a buscar más información.

Siouxsie de mi adolescencia tardía.

 

en-wonderbra.jpg

¿Por qué ella? Quizá el punk –o lo que revoloteaba alrededor- necesitase una pin-up, una femme fatale. Wendy O. Williams posiblemente fuese demasiado explícita. Patricia Morrison demasiado tenía con acompañar al oligofrénico de Andrew Eldritch. Siouxsie tenía algo como de inalcanzable, como de andrógina de tiempo remoto que ya no vuelve, toda ella es déjà vu.

¿Dónde están estas mujeres ahora? Si me hablan de la Johanson esa, les diré que no tienen ni puta idea.

El primer tema que escuché de la banda de Sioux fue “Hong Kong Garden” y, a pesar de ser éste el primer single no lo escuché en su momento; aquí, el momento siempre nos esquiva. Ya ven, en 1978 ellos con Siouxsie y nosotros con la Charanga del Tío Honorio.

Yo mismo fue quien la abandonó en un intento de borrar la música que había estado escuchando durante los últimos años. Ya saben, la adolescencia es urgente y quema sus naves con rapidez. Fue como si no quisiera que se me relacionara en modo alguno con ella, los Cure, Sex Gang Children o Bauhaus… Lo cierto es que muy pocos temas de estas bandas sobrevivieron al paso del tiempo, es lo que tienen siempre en contra las modas: el tiempo que no cesa, los fans crecen, y yo ya soy incapaz de tragarme un trabajito entero de los chicos de Murphy. Quizá Siouxsie renovó en cierta manera sus entregas para no terminar devorada por el tiempo. En la preescucha de Mantaray poco queda de lo que algunos iluminados definieron como siniestro y sí mucho de rock.

 

sioux-de-mayor.jpg

Disfruten.

 

Anuncios
h1

In & Out

julio 12, 2007

The Teenagers es una de esas bandas que se prodigan más por la red que por lo que se podría llamar el “mundo real” o mundo dirigido por multinacional. De todas formas, son una banda de singles y si lo de myspace es etiqueta de cool… pues qué quieren que les diga, que les quedan dos telediarios. De todas formas, Homecoming es un tema que tiene su gracia y como ya no es actual, ni trendy, ni nada de nada, pues como que se disfruta de otra manera.

last week, i flew to san diego to see my auntie.
on day one, i met her hot step-daughter.
she’s a cheerleader, she’s a virgin, and she’s really tan.
as she stepped out of her massive car,
i could only notice she was more than fuckable.
i think she was coming back from the game or something,
‘cause she was holding those silly pom-poms.

one day two, i fucked her, and it was wild.
she’s such a slut.

i fucked my american cunt

i love my english romance

it was dirty, a dream came true
just like i like it, she’s got nice tits

it was perfect, a dream came true
just like a song i’ve been wanting to

ok, listen girls:
i met the hottest guy ever.
basically, as i was stepping out of my suv,
i came face to face with my step-cousin or whatever, who cares?
anyway, he was wearing skinny jeans, had funky hair
and the cutest british accent ever.
straight away, i could tell he was rocker
from his sexy attitutde and the way he looked at me.
mmmmmm, he is totally awesome.
oh my god,
i think i’m in love.

it was so nice to meet you

the pleasure was all mine
i do like you
come to cancun for spring break

i’ll think about it
it could be great

and don’t forget to send me a friend request

as if

h1

Addicted to Kim

junio 25, 2007

Una de las imágenes que contribuyeron al humedecimiento de mi inaccesible animalario femenino fue la portada del nº 70 del Ruta 66 dedicado a las Riot Grrrls con la imponente presencia de Kim Gordon. En aquel momento parecía que las bandas formadas por chicas o aquellas mixtas donde hubiese una que fuese más allá del adorno se iban a comer el mundo y un nuevo orden femenino gobernaría la galaxia rock. Una especie de female revolution que se desvaneció en cuanto se descubrió que era más de lo mismo y que en cualquier recopilatorio dedicado a lo femenino -como elemento peculiar en el rock- todas las bandas sonaban igual y resultaba difícil diferenciarlas.

addicted-to-kim.jpg

Como paradoja, Kim Gordon no tocaba en una banda-solo-chicas y acabó convertida por arte y gracia de los medios (siempre tan avispados) en cabeza visible de esta intentona punk feminista; supongo que los medios –como siempre- apuntan a lo superficial y su agreste belleza la convertía en superficial (a pesar de ser profesora de arte), no como las guarronas de las L7, que confundían proliferación de mugre con reivindicación de lo que fuera.

En aquella época Sonic Youth era el pilar sobre el que se edificaban mis regodeos musicales. Pocas bandas eran capaces de transmitirme tanta electricidad como la que se escapaba de entre los surcos de sus discos y en muy contadas ocasiones me he sentido aplastado por los vatios como me ha ocurrido en los directos de los neoyorquinos. Supongo que ese amor de fan por SY contribuyó a mi enamoramiento virtual por la Gordon. ¿Qué tenía ella que no tuviesen las demás? Pues esa presencia enérgica y fibrosa, los tendones que emergían bajo la piel de su antebrazo y que parecían la prolongación de las cuerdas de su bajo, un aire obstinado que la hacía impenetrable y esa boca enorme como sólo las norteamericanas pueden tenerla. A sus 54 años, el sex appeal de Kim Gordon permanece inalterable, rubia eléctrica y perfil inconmovible. No me pregunten por qué pero siempre me la imaginé sudorosa llenando depósitos de gasolina en cualquier estación de servicio de la carretera que atraviesa el desierto de Arizona.

sonic-youth-no-tan-youth.jpg

Mi entusiasmo por Sonic Youth se disipó hace tiempo, dejaron de interesarme porque empezaron –ya lo avanzaron Ramones en su Rock’n’Roll Radio- a sonarme siempre a lo mismo. “Washing Machine” contenía un tema de casi veinte minutos: aquello era de lo que había huido durante casi toda mi vida. Y no piensen ustedes que se trató de una frivolidad por mi parte. Ver como tu banda favorita empieza a dejar de interesarte es, cuando menos, doloroso y, si algo no estoy dispuesto a hacer es a vivir de manera permanente en el recuerdo. Así que, pasar de largo frente al cajón de los discos de SY en la tienda fue mi primer paso (inconsciente) en la transformación que supuso dejar de ser consumidor de música en formato banda y convertirme en consumidor de canciones.

Kim Gordon desapareció también en estas brumas. Fue el típico amor que muere por desamparo, falta de cuidado tal vez, ese que no se sabe muy bien cómo y que, cuando te das cuenta, se escurrió entre los dedos. Por eso, escribiendo este post me he reencontrado con SY, que siempre fue la banda de Kim Gordon y no la de Thurston Moore -como mucha gente considera- y he vuelto a escuchar “Teenage Riot” con la misma pasión que hace casi 20 años porque, a veces, reencontrar a según quién tiene efecto como de Gerovital.

delicia.jpg

h1

De luto

junio 20, 2007

Estos son días tristes en los que los españoles debemos de sentirnos como uno solo pues, en compañía de la familia, las penas son menos.

Y es que es una putada ver como todos y cada uno de los prohombres que han hecho de este país algo más cultural, ilustrado y adelantado y, en consecuencia alejado del pernicioso zapateo, saltimbanquismo y analfabeta ignominia, van cayendo como chinches a causa de la ingesta descontrolada de cacharros de Dyc y cartones de Ducados.

Es por eso que, desde aquí, rendimos homenaje al maestro de maestros, faro de taxistas y garante de la igualdad entre las personas humanas.

¡Va por usted, maestro!

h1

Va a ser culpa del chino que vende CD’s

junio 5, 2007

La corrección política es lamentable. Esa chifladura de autocensurarse en la expresión de las ideas propias por temor a ser despachado como a un leproso es algo que intoxica por dentro ¿no creen? Por eso, un saludable ejercicio para mantener la cordura y no caer en la esquizofrenia que genera el conflicto entre lo que se piensa y lo que se dice es decir alto y claro de tanto en tanto lo que se piensa. Y yo lo voy a hacer: el pop español es una bazofia. Y si me apuran, diré que es una mierda.

Bien, ahora que han leído estas dos últimas afirmaciones ya no me podrán negar su disposición a continuar leyendo en busca de más carnaza. Nieves Herrero’s way of life. Les he mentido: no todo es bazofia aunque sí la mayoría. Y de la producción actual ya ni les hablo.

¿Que por qué lo digo? Es obvio ¿no? Pongan ustedes la radio si tienen lo que tienen que hay que tener y permanezcan un ratito a la escucha o, más bien, al suplicio. La táctica es hostigar sin respiro con la misma basura hasta que el avispado consumidor acaba pidiendo con desenfreno más y más, precisamente porque la radiofórmula pasa de manera olímpica de la música y se centra sólo en la tarjeta de crédito del incauto consumidor.

Verán, yo nunca fui muy de la comba de los 40 principales y, antes de que Internet se convirtiese en la semillero de la más absoluta de las desinformaciones, mis fuentes de inspiración eran cuatro fanzines, dos revistas, la edad de oro, el diario pop –cuando se emitía de madrugada- y tres colegas de cazadora cruzada de cuero incluso durante el mes de agosto. Y aún así, en aquellos tiempos remotos, poca música española escuchaba porque el chute emocional que mi adolescencia precisaba emanaba desde Londres o Nueva York y casi nunca procedía de Barcelona y, tal vez, en muy pequeñas dosis sí desde el rompeolas de las Españas.

me-pillo-este.jpg

 

Creo que cuando se habla de los primeros 80’s como la edad esplendorosa del pop español es porque ahí se encuentra la esencia más cañí de la música española y con ello no deseo afirmar que la movida y primera resaca post-movida fuese lo mejor –ni mucho menos- aunque sí que se trató del reflejo de una efervescente situación social. Eran ritmos y letras que, aunque naif en muchos aspectos, miraban a la cara, aportaban una lectura original a la música como producto nacional. Era difícil resistirse a la melodía de Groenlandia de la misma manera que no era sencillo canturrear lo de “…el futuro ya está aquí” porque es que, además, el futuro parecía realmente estar al alcance de la mano. O sentir que el Zurdo se te dirigía en exclusiva cuando decía aquello de “para ti, que sólo tienes quince años cumplidos”.

Y después el desierto. Read the rest of this entry ?

h1

23

mayo 15, 2007

Blonde Redhead tiene un aire lánguido a lo My Bloody Valentine. Es esa dejadez mórbida que hace convierte al shoegazing en una especie de lluvia radioactiva de la que uno no queda limpio a pesar de la ducha.

3 seconds, all things we love will die
23 magic, if you can change your life

Your tainted heart, my tainted love, repent now
How many times ?
As long as you live, how many times ?
The world will go around

He was a friend of mine, he was a son of god … he was a son of a gun

23 seconds, in you I see a chance
23 magic, if you change the name of love

Your crazy heart, my crazy love, repent now
How many times ? As long as you wish
How many times ? The world will go around
How many times ? As long as you want
How many times ? The world will go around

He was a friend of mine, he was a son of a gun … he was a son of god

23

h1

I’m a hustler, baby

mayo 9, 2007

El juego del teléfono puede ser algo parecido a aquello que las mentes más censoras y reprimidas nos advertían: “Se empieza con los canutos y se acaba con las jeringuillas…”

Digo yo de acabar con MDA, que siempre será -al menos- más interesante y -como mínimo- más placentero.

Hustler, esta pequeña joya de Simian Mobile Disco está dirigida por Saam Farahmand y tiene su qué…